INTRODUCCIÓN

La donación de gametos consiste en dar espermatozoides, óvulos, ambos o embriones a otra persona u otra pareja para que puedan tener un hijo. Esto brinda a los pacientes la posibilidad de tener hijos cuando los espermatozoides, los óvulos o ambos no son suficientemente saludables para lograr un embarazo exitoso. Cuando se donan únicamente espermatozoides u óvulos, los padres pueden tener hijos que tengan un vínculo genético con uno de los miembros de la pareja. La donación también puede permitir a los pacientes experimentar el embarazo y el parto. Uno de los mayores desafíos al que se enfrentan los padres es decidir si contarles a sus hijos sobre la donación. La filosofía convencional sobre contarles a los hijos que son adoptados ha cambiado a lo largo de los últimos años. Antiguamente, se aconsejaba a los futuros padres nunca divulgar los orígenes reproductivos de los hijos. Con el tiempo, esta perspectiva filosófica ha cambiado drásticamente de “nunca contar” a “siempre contar”. Ya no se considera perjudicial para el bienestar del niño conocer su ascendencia genética. De hecho, la mayoría de los profesionales de la salud mental concuerdan en que es mejor para los niños cuando los padres son abiertos respecto de su historia familiar.

La Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva (2013) declara: “aunque la decisión final recae sobre los padres receptores, se alienta enfáticamente divulgar a las personas concebidas con donantes el uso de gametos o embriones donados en su concepción”.

DONACIÓN DE ÓVULOS

La donación de óvulos es un acto altruista, confidencial, económicamente compensado en los términos que marca la ley, por el que una mujer cede sus óvulos a otra mujer o pareja para que puedan ser utilizados en tratamientos de reproducción asistida.

Está indicada en los casos que la mujer tenga muy baja o nula reserva ovárica, fracaso de técnicas de reproducción asistida con óvulos propios, riesgo de transmisión de algún defecto genético o imposibilidad de la madre ordenante de ser estimulada hormonalmente para la extracción de sus propios óvulos.

REQUISITOS GENERALES PARA SER DONANTE

Las donantes deberán tener más de 18 años y menos de 35, buen estado de salud psicofísica, y plena capacidad de obrar, así como suscribir el correspondiente documento de consentimiento informado.

El estado psicofísico de la candidata a donar ovocitos deberá ser evaluado mediante un protocolo de estudio que incluirá sus características físicas y psicológicas, así como las condiciones clínicas y determinaciones analíticas necesarias para demostrar, hasta donde sea posible, que no padecen enfermedades genéticas, hereditarias o infecciosas transmisibles a la descendencia.

Por esta razón la mujer que pretende donar ovocitos deberá facilitar con absoluta veracidad los datos que le sean solicitados sobre sus antecedentes personales y familiares.

Las pruebas a que se someterá la donante son:

– Entrevista personalizada y confidencial

– Revisión ginecológica con citología y ecografía

– Analítica general completa: 1. Hemograma, Bioquímica, Estudio de coagulación, Grupo/Rh. 2. Serologías hepatitis B, C, HIV, sífilis. 3. Evaluación de riesgo genético.

PROCEDIMIENTO

Comienza con la estimulación de los ovarios mediante el uso de fármacos, cuya acción es similar a las hormonas producidas por la mujer. La finalidad de este tratamiento es obtener el desarrollo de varios folículos, en cuyo interior se encuentran los óvulos. El proceso de estimulación ovárica se controla habitualmente con análisis en sangre de los niveles de las hormonas ováricas y/o ecografías vaginales que informan del número y tamaño de los folículos en desarrollo.

Muchos de los medicamentos utilizados son inyectables, y su presentación permite la autoadministración por la donante. Las dosis y pautas de administración son controladas por el ginecólogo.

Los óvulos se extraen mediante punción de los ovarios y aspiración de los folículos, bajo visión ecográfica y por vía vaginal. Esta intervención es realizada habitualmente en régimen ambulatorio y requiere anestesia y observación posterior durante un periodo variable.

El número de óvulos que se extraen en la punción, su madurez y calidad no puede predecirse con exactitud. En cualquier caso, el Centro comunicará a la donante el número de óvulos generados.

RIESGOS

Los principales riesgos de este procedimiento terapéutico son:

1) Síndrome de hiperestimulación ovárica: cuando la respuesta ovárica es excesiva y se produce un desarrollo de gran número de folículos con aumento del tamaño ovárico y elevación considerable de la cantidad de estradiol en sangre. Cuando es severa (menos de un 2 %) se caracteriza por un aumento importante del tamaño de los ovarios, acumulación de líquido en el abdomen e incluso en el tórax, así como por alteraciones de la función renal y/o hepática.

2) El consumo de tabaco y las alteraciones importantes del peso corporal aumentan el riesgo de complicaciones durante el tratamiento, requieren adaptaciones en el tratamiento necesario para la estimulación ovárica y disminuyen la calidad de la respuesta.

3) Riesgos psicológicos. Pueden aparecer trastornos psicológicos como síntomas de ansiedad y síntomas depresivos.

4) Riesgos de la anestesia que se detallan en el consentimiento informado específico sobre esta cuestión.

5) Otros riesgos y complicaciones que se pueden producir: a) Intolerancia o efectos secundarios propios de la medicación. b) Infección abdominoperitoneal.

DONACIÓN DE SEMEN

La donación de semen es un acto altruista, secreto y anónimo, económicamente compensado con arreglo a la normativa vigente, destinada a que los espermatozoides que se obtengan de la donación puedan ser utilizados en técnicas de reproducción asistida.

Está indicado para parejas en las que el varón tenga muy baja calidad seminal o riesgo de transmisión de algún defecto genético, o de mujeres sin pareja masculina que desean una gestación.

La muestra debe obtenerse por masturbación y se recoge en un recipiente estéril, tras 3-5 días de abstinencia sexual y en condiciones de asepsia.

REQUISITOS GENERALES PARA SER DONANTE

Los donantes deberán tener más de 18 años (y no superar los 50 años), buen estado de salud psicofísica y plena capacidad de obrar. Su estado psicofísico deberá cumplir las exigencias de un protocolo obligatorio de estudio de los donantes que incluirá sus características fenotípicas y psicológicas, así como las condiciones clínicas y determinaciones analíticas necesarias para demostrar que no padecen enfermedades genéticas, hereditarias o infecciosas transmisibles a la descendencia.

Pruebas que se le solicitará

  • Grupo Sanguíneo, Factor Rh, VDRL o prueba similar para detectar la sífilis
  • Serología de hepatitis, detección de marcadores de VIH
  • Estudio clínico para la detección de fases clínicas infectivas de toxoplasmosis, rubéola, herpes virus y citomegalovirus
  • Estudio clínico para la detección de Neisseria Gonorrhoeae y ChlamydiaTrachomatis, así como un estudio de cariotipo.
  • Varias de estas pruebas tendrán que realizarse cada seis meses cuando el intervalo entre donaciones de semen sea mayor.

Pasos a Seguir

Formulario de Donantes

¿No estas segur@? Nuestra sección de preguntas frecuentes le puede ayudar.